Thursday, November 30, 2006

DECLARACION CONJUNTA DEL PAPA Y EL PATRIARCA BARTOLOME I


El Papa y el patriarca recuerdan también las dificultades que deben afrontar los cristianos en algunos lugares del mundo, "en particular la pobreza, las guerras y el terrorismo, así como las diversas formas de explotación de los más débiles.

Para Aragón Liberal. 30/11/06

CIUDAD DEL VATICANO, 30 NOV 2006 (VIS).-Al terminar la Divina Liturgia celebrada esta mañana en la iglesia patriarcal de San Jorge, Benedicto XVI y el Su Santidad Bartolomé I firmaron una declaración conjunta en el Patriarcado Ecuménico, en Estambul.



En la declaración, el Papa y el patriarca ecuménico de Constantinopla recuerdan los encuentros de sus predecesores, que "mostraron al mundo la urgencia de la unidad y trazaron senderos seguros para alcanzarla, mediante el diálogo, la oración y la vida eclesial cotidiana".



"Como pastores -escriben- hemos reflexionado sobre todo acerca de la misión de anunciar el Evangelio en el mundo de hoy. (...) Además, no podemos ignorar el crecimiento de la secularización, del relativismo e incluso del nihilismo, sobre todo en el mundo occidental. Todo esto exige un anuncio del Evangelio renovado y decidido, que se adapte a las culturas de nuestro tiempo. Nuestras tradiciones representan un patrimonio que debe ser compartido, propuesto y actualizado continuamente. Por este motivo, debemos reforzar las colaboraciones y nuestro testimonio común ante todas las naciones".



Tras poner de relieve que han "valorado positivamente el camino hacia la formación de la Unión Europea", señalan que "los actores de esta gran iniciativa no dejarán de tener en cuenta todos los aspectos que conciernen a la persona humana y sus derechos inalienables, sobre todo la libertad religiosa, testigo y garante del respeto de todas las demás libertades. En toda iniciativa de unificación, las minorías deben ser protegidas, con sus tradiciones culturales y las características propias de cada religión".



El Papa y el patriarca recuerdan también las dificultades que deben afrontar los cristianos en algunos lugares del mundo, "en particular la pobreza, las guerras y el terrorismo, así como las diversas formas de explotación de los pobres, emigrantes, mujeres y niños. Estamos llamados a emprender juntos acciones en favor del respeto de los derechos humanos, de cada ser humano, creado a imagen y semejanza de Dios, del desarrollo económico, social y cultural".



"Nuestras tradiciones teológicas y éticas -continúan- pueden ofrecer una sólida base para la predicación y la acción comunes. Por encima de todo queremos afirmar que la matanza de inocentes en el nombre Dios es una ofensa a El y a la dignidad humana. Todos debemos comprometernos en un servicio renovado al ser humano y en la defensa de la vida humana, de toda vida humana".



El Santo Padre y Bartolomé I aseguran seguir "con interés la paz en Oriente Medio, donde nuestro Señor vivió, sufrió, murió y resucitó, y donde vive, desde hace tantos siglos, una multitud de hermanos cristianos. Deseamos ardientemente que la paz se restablezca en aquella tierra, que se refuerce la coexistencia cordial entre sus diversas poblaciones, entre las Iglesias y las diferentes religiones. Para ello, exhortamos al establecimiento de relaciones más estrechas entre los cristianos y a un diálogo interreligioso auténtico y leal, para combatir toda forma de violencia y de discriminación".



"Frente a los grandes peligros para el ambiente natural en la época actual, queremos expresar nuestra preocupación por las consecuencias negativas que pueden derivar para la humanidad y para toda la creación de un progreso económico y tecnológico que no reconoce los propios límites. Como jefes religiosos, consideramos uno de nuestros deberes alentar y sostener los esfuerzos realizados para proteger la creación de Dios y para dejar a las generaciones futuras una tierra en la que puedan vivir".



Terminado el acto, el Papa almorzó con Su Santidad Bartolomé I en el patriarcado ecuménico.



Benedicto XVI visitará esta tarde el Museo de Santa Sofía y la Mezquita Azul, la más grande de Estambul. Posteriormente se encontrará con Su Beatitud Mesrob II, patriarcado armenio apostólico de Estambul, con el Metropolita siro-ortodoxo, Filuksinos Yusuf Cetin y a continuación con el Gran Rabino de Turquía, Isak Haleva. Por la noche cenará con los miembros de la Conferencia Episcopal Católica.

VIS 061130 (650)

No comments: