Sunday, December 3, 2006

Hoy día internacional de la discapacidad recordamos que la dignidad de las personas prevalece sobre los intereses malversados.

Aragón Liberal (Enviado por: Vicente Franco Gil).- Mientras que las sociedades avanzadas originan modificaciones en magnitud y distribución de la población, el desequilibrio entre el desarrollo económico y social complican las dificultades de la integración de las personas con discapacidad. Del Foro Aragón Liberal


Hoy día 3 de diciembre está dedicado al recuerdo de todas las personas que sufren algún tipo de discapacidad, siendo consideradas un 10% de la población mundial. Existen fuertes barreras que obstaculizan la completa integración de unos seres humanos plenos de derechos inalienables e irrenunciables. En demasiadas ocasiones no solamente padecen la obstrucción física de muros arquitectónicos, sino de la indiferencia y acostumbramiento con que la sociedad con demasiada frecuencia mira a estas personas.



Ya en 1981, en el seno de la ONU, el Programa de Acción Mundial contemplaba como objetivos promover medidas eficaces para la prevención de la discapacidad y para la rehabilitación y el logro de fines como lo de igualdad y plena participación de las personas con discapacidad. En la aplicación del referido programa se prestó especial atención a los países en vías de desarrollo y en particular, a la de aquellos que ocupaban los puestos menos adelantados en el ranking del progreso social.



Es oportuno recordar a los gobiernos nacionales, regionales y locales, de España y de cualquier país que, los objetivos fijados para erradicar la discriminación por causas de discapacidad exigen una estrategia plurisectorial y multidisciplinaria, para que la aplicación de los proyectos sea coordinada y combinada en orden a la concurrencia de políticas y medidas encaminadas a la equiparación de oportunidades para las personas con discapacidad, servicios eficaces de rehabilitación y sobre todo y muy a tener en cuenta, medios de prevención.



De nada sirven multitud de disposiciones y buenos propósitos si toda la letra de la normativa vigente en materia de discapacidad se queda en una mera declaración de intenciones que nunca llegan a despegar. La mejor garantía de que las personas con discapacidad estén integradas en la sociedad es, en primer lugar, la aceptación que no resignación de sus condición, en segundo lugar buscar soluciones concretas a casos puntuales atendiendo a la casuística que les acompaña, y en tercer lugar voluntad manifiesta de los poderes públicos por establecer cauces de inserción laboral, social y participativa.



Por todo ello, en el marco de los recursos disponibles, desde estas líneas se exhorta a las autoridades competentes por el principio de trasversalidad que se adopten las medidas oportunas y especiales necesarias para paliar la afectación de las personas con discapacidad y logren la prestación plena de los servicios que requieran ajustándolos a la enfermedad o déficit que aquellas padezcan. Con todo, no podemos olvidar el medio rural, tan vapuleado y abandonado por la concentración de servicios en las capitales de provincia.



Esta semana se aprobó la ley de la Dependencia y Autonomía Personal, un logro positivo sin duda que si no es objeto de desarrollo y de eficaz implementación, quedará como una medalla empolvada en el baúl de los recuerdos gubernamentales, y pasará a engrosar el número de disposiciones carentes de aplicación. Esperemos que en este caso sirva la citada ley para honrar aún más si cabe la dignidad de las personas con discapacidad.



vicenbarbarroja.

No comments: