Thursday, May 31, 2007

EDITORIAL: Resolviendo el post-zapaterismo.

Aragón Liberal. 31/05/07.- Las elecciones del pasado domingo marcan el comienzo del final del ciclo de Zapatero, un desdichado paréntesis de desgobierno y despropósito marcado por la vileza y la improvisación. Del Foro Aragón Liberal.

Queda, salvo un más que posible adelanto electoral, casi un año hasta las próximas elecciones. La tarea a la que se enfrenta ahora Rajoy es, por eso mismo, de una enorme importancia requiriendo al mismo tiempo de generosidad, fuerza y sutileza. (Y no perder jamás de vista a Gallardón).

El mayor error y felonía suma de Zapatero, la negociación con la ETA es fácilmente reversible y nadie, ni aún los etarras esperan que las negociaciones puedan continuar con cualquier otro gobierno. Del mismo modo, la libre actuación de jueces y fiscales una vez liberados de ese cerbero bicéfalo que componen Conde Pumpido y el lírico ministro de justicia Bermejo debería bastar para devolver a Batasuna a la ilegalidad y a sus dirigentes al banquillo.

A partir de ahí las cosas se complican. ¿Cómo actuar respecto de los estatutos democrática, aunque no precisamente entusiásticamente aprobados en las diferentes comunidades? Zapatero legará a su sucesor un verdadero rompecabezas jurídico que presenta, empero, una oportunidad única para rearmar el esquema organizativo español.
Esa situación heredada nos ha de preparar para administrar una España diferente que requiera cambios profundos para recuperar la solidaridad y la ilusión por un proyecto común donde las Autonomías, más fuertes en poder, y un Estado con competencias muy limitadas, tengan una estrategia común y una lealtad institucional, no sólo de palabra sino real. ¿Implicará una revisión consensuada del texto constitucional para que se dote de legalidad a ciertas reformas estatutarias? Probablemente si. Lo fundamental será devolver el poder al ciudadano y a aquellas instancias más cercanas al mismo, muy especialmente a los ayuntamientos.


Es claro que los populares deben andar un camino "minado" y difícil, pero parten con la ventaja de haber sido leales a los españoles y a los pactos. Su camino tiene el atractivo de saberse el único partido nacional que ha optado por la libertad del ciudadano español tanto en su movilidad como en su desarrollo cultural.


Por otra parte ese camino requerirá recuperar la política elástica de pactos. Con competencias estatales tan reducidas, con presupuestos autonómicos cada vez más consolidados, el Estado tendrá que asumir más el papel de motor del conjunto y de resolución de conflictos, además de garante del estricto interés general. El PP tendrá que estar vigilante ante un PSOE que pactará pero no será leal a los pactos y deberá encontrar fórmulas de entendimiento con los partidos nacionalistas en clave de implementar verdaderas libertades y seguridades jurídicas de todos los españoles. Checks and Balances lo llaman los anglosajones.

Sería bueno que el PSOE hiciera autocrítica y se purgara de su adicción prisaica. Los mejores valores del PSOE se encuentran hoy relegados por el zapaterismo ramplón y el achique de espacios organizado por Pepiño Blanco. Un Partido Socialista moderno, centrado, curado de las deletéreas inanidades de instituto que su actual líder hace pasar como programa de gobierno y leal a España y a la Constitución representa un elemento fundamental en la arquitectura institucional española.


Para Rajoy se presenta un camino nada fácil: unir lo desunido; generar concordia donde se generó crispación; recuperar solidaridad y valores comunes donde se sembró insolidaridad y conflicto; y gobernar de nuevo para todos los españoles.
He ahí un programa ilusionante.

No comments: