Thursday, June 14, 2007

Editorial de Aragón Liberal. Zapatero y su rendija...


EDITORIAL: Zapatero y su rendija.

Aragón Liberal. 14/06/2007.- Dejó escrito el filósofo francés Montaigne tras años de penosa si fructifera reflexión en espléndido aislamiento que no hay mejor prueba de estupidez que el aferrarse de manera testaruda y acrítica a las propias opiniones.





De no resultar tan peligrosa y dañina para la democracia española la absurda fiereza con la que el Presidente Zapatero defiende sus pocas ideas resultaria enternecedora.



A Zapatero no le bastaron las 9 veces en las que millones de españoles salieron a la calle para exigirle que no pactara con los asesinos. Decidió ignorar primero a la oposición política y después a la ciudadana. No le bastó la reaparición del terrorismo callejero, de nuevo rampante en calles y plazas vascongadas. No le bastaron todos los informes e indicios que de manera fehaciente demostraban que ETA estaba aprovechando la pretendida tregua para reorganizarse y rearmarse. En acto de voluntarismo rayano en la ceguera decidió ignorarlos y continuar negociando.



Cuando llegaron de nuevo los atentados, a Zapatero no le bastaron los asesinatos de Estacio y Palate. Tras unos vagos murmullos de insatisfacción volvió presto a negociar.



Ahora los mismos terroristas le han dicho, por escrito, que la tregua ha terminado. Aun así persiste Zapatero en persistir con la negociación. Agarrado con monomaniaca pasión a lo que él mismo entiende ser su única baza electoral prepara el terreno para volver, lo antes posible, a negociar. Y es que según Zapatero hay una ETA descerebrada, que habría roto el alto el fuego y otra que, presumiblemente no lo es. Una ETA de algodón de azucar y canela fina que no ansia otra cosa que la paz infinita que predica Zapatero. Zapatero mira a la serpiente etarra y queda fascinado por sus ojos y su verde piel reluciente.



Resulta evidente que con estas palabras Zapatero está preparando la rendija por la que volver tan pronto como sea posible a la mesa negociadora, a compartir café y pastas con los asesinos.



Se acerca el momento en el que habrá que analizar seriamente el lazo que une a Zapatero con la serpiente. El problema es que para Zapatero ETA no es el enemigo al que hay que combatir "en campos, calles y colinas" utilizando las palabras de Churchil. Para Zapatero ETA es un digno contrincante, ocasionalmente equivocado. En tales condiciones Zapatero no está capacitado para dirigir la lucha contra el Terror.



Zapatero debe irse.

Del Foro Aragón Liberal