Thursday, September 13, 2007

Polémica por Harinas Porta. 01/10/2006


Los vecinos no parece que quieran la reapertura de Harinas Porta, al menos sin que se resuelvan los por qués de su explosión e incendio. El Partido Popular busca claridad y, como nos tienen acostumbrados... reciben cortinas de humo.

EL PP CONSIDERA UNA OFENSA A LOS DERECHOS CÍVICOS LAS RESPUESTAS DE ELBOJ A LAS 44 PREGUNTAS SOBRE PORTA.

• Por primera vez en el mandato, el PP recibe contestación escrita, “en un tono de deliberada provocación”, pocas horas después de formular las preguntas en Pleno.

• Roberto Bermúdez: “Las respuestas fueron concebidas para que nadie sepa jamás cómo se fraguó la reapertura”.

Pocas horas después de su presentación en pleno, Elboj hizo llegar al grupo municipal popular su respuesta a 44 preguntas que pretendían aclarar el proceso seguido por Alcaldía en el proceso de Harinas Porta.

De las 44 respuestas, 4 son monosílabos y 17, “en un círculo vicioso”, se remiten a otras preguntas, en lo que el PP considera “un galimatías de carácter evasivo que elude pronunciarse sobre los aspectos legales esenciales”. Así, por ejemplo, el PP preguntaba:

“(42) En este Ayuntamiento existe por mandato legal un Libro de Actividades Nocimas Molestas e Insalubres. ¿Está inscrita la empresa Harinas Porta en el mismo?”. La repuesta literal de Elboj es la siguiente: “Existen en este Ayuntamiento los libros generales en que se archivan los diferentes expedientes, entre ellos el de actividades molestas, nocivas, insalubres y peligrosas diferenciasdo [sic], hoy en soporte informático”.

El texto no responde a la pregunta formulada por el Partido Popular. La pregunta número 30 del PP reza literalmente: “(...)

¿En qué Informe Municipal se ha basado la Alcaldía Presidencia para legalizar las obras?”. La respuesta de Elboj es la siguiente: “Como antes se ha dicho el expediente es un conjunto de documentos e informes que fundamentan la la resolución de Alcaldía 2786/2006”, con lo que tampoco se da respuesta a la pregunta formulada sobre el informe en cuestión, que a juicio del PP no existe.

Al margen de sus consecuencias administrativas y legales, que el grupo municipal popular analizará detenidamente en los próximos días, el concejal Luis Rufas ha adelantado que “las respuestas son una manifestación de cinismo, especialmente después de que Germán Sanromán, convertido de pronto en piedra filosofal del conocimiento forense, declarara que las preguntas del Partido Popular eran ‘una maraña leguleya’”.

Para el Partido Popular, continúan sin contestación los aspectos claves del proceso municipal. “Elboj —señala Rufas—, que ha tenido que ser reconvenido por el Justicia de Aragón por su negativa reiterada a dar información, ha contestado a estas preguntas en un tiempo récord.

Pero lo ha hecho con una doble intención que es, en ambos casos, censurable. Primero, pretende cubrir el expediente y cerrar el paso a toda iniciativa de control de la actividad de gobierno. Segundo, para brindar una imagen de transparencia informativa que, a la hora de la verdad, no podría ser más opaca.

La utilización de los recursos municipales para alterar la verdad o mantenener a los vecinos en un estado de desinformación permanente es un ataque frontal a las libertades cívicas. La actitud de Elboj compromete el espíritu mismo de la democracia municipal y el compromiso ciudadano de los gestores públicos. En una democracia, lo normal es preguntar y los justo obtener respuestas veraces”.

Por su parte, el portavoz del grupo municipal, Roberto Bermúdez de Castro, señala que “el Partido Popular analizará con mucho gusto hasta la última coma para determinar el nivel de irresponsabilidad de Elboj en todo el proceso, aunque ya denunciamos la intención de Elboj de entorpecer cualquier asomo de control público a su gestión.

Las preguntas, que pretendían determinar la realidad, eran fruto de las dudas que muchos vecinos comparten y que nos han trasmtido reiteradamente”.

Roberto Bermúdez, por último, subraya que “aún no se ha determinado el importe que habrá de asumir la ciudad para satisfacer sus ideas obsesivas. Pero los vecinos de Huesca ya sabemos algo: Elboj llama ‘maraña’ a la ley cuando la ley no obedece a sus intereses personales. Recurrió a un bufete externo que, al parecer, aún no ha pasado minuta. Elboj dispone del dinero público, una vez más, para esconder la verdad. Sus respuestas fueron concebidas para que nadie sepa jamás cómo se fraguó la reapertura”.

No comments: