Friday, December 8, 2006

Cuento: El Perfume de Navidad


Aragón Liberal. 08/12/06



Había un pueblecito situado en lo alto de una montaña, en él habitaba un artesano humilde y sencillo, que elaboraba excelentes perfumes...



Leticia Aiguabella



EL PERFUME DE NAVIDAD




Había un pueblecito situado en lo alto de una montaña, en él habitaba un artesano humilde y sencillo, que elaboraba excelentes perfumes. Una noche cuando llego a casa, se puso junto a la ventana, como acostumbraba a hacerlo. Ese día vio reflejada en los cristales del ventanal la imagen de un ángel, el cual anunciaba:

- Ha nacido el Mesías Salvador, está en el portal de Belén.

El artesano quedó tan sorprendido que no supo reaccionar ante tan importante noticia. Pasó la noche en vela, pensando qué podía hacer él para alegrar al Niño recién nacido.

Al día siguiente, cuando fue a su taller decidió que preparar el mejor de sus perfumes le agradaría mucho a Jesús. Estuvo todo el día y toda la noche disponiéndolo. Aquel perfume estaba hecho con las mejores flores del mundo, y su olor era inédito. Pero lo importante de ese perfume no era que le hubiera costado mucho hacerlo, o que oliera bien o mal, o bien que estuviera hecho con las mejores flores. Su valor residía en que lo había hecho con esforzado cariño. Cuando el perfume ya estaba elaborado empezó a preparar sus cosas para el largo viaje que tenía que hacer.


El día diecinueve de diciembre partió de su pueblo, montado en su caballo Espirit, con la ilusión por equipaje. Espirit era un caballo alto y robusto, con un fuerte relinchar. El artesano sabía que el viaje era muy largo y pesado, debido al estado del camino que debía atravesar para salir del pueblecito en el que vivía. Pero confiaba en que Espirit pudiera recorrerlo sin problemas. Pensaba que cubrir tan larga distancia valía la pena. Durante aquel largo desplazamiento se detuvo en algunos países. El primero, fue el de las flores donde pudo recogerlas de diversos colores y olores, para el niño. Su segunda parada, fue en el país de las hadas donde le dijeron concretamente el paradero del Niño. Por tercera vez, se detuvo en el país del cine, allí le dejaron pasar la noche y pudo ver como empezaban a rodar una película sobre la Navidad. Le pidieron que cuando regresara se detuviera y les contara su experiencia. En aquella película Espirit actuaba como el caballo de la Sagrada Familia. Le dieron muy bien de comer, para que así pudieran llegar antes a Belén. Al día siguiente, llegaron a otro país habitado en su totalidad por pastores. Los pastores le entregaron unas ovejas como regalo para Jesús. Y por fin, llegaron a Belén donde encontraron al niño Jesús envuelto en pañales y reposado en un pesebre.



El artesano ofreció sus obsequios al Recién Nacido. Éste se despertó con una sonrisa de agradecimiento y le obsequió con una mirada de luminosidad penetrante. La Virgen se puso muy contenta y le pidió que cuando pasara por todos aquellos países llevase la bendición del Niño, en señal de gratitud.


En el regreso cumplió el encargo de la Virgen María. Cuando lo hizo en el país del cine, terminó de rodar la película. Aquella película tuvo mucho éxito. En ella se cuenta la historia que vivieron Espirit y el artesano en su viaje hacia Belén. Cuando regresaron a casa, el artesano estaba muy satisfecho porque todo el esfuerzo que había puesto había valido la pena. Desde aquel día fabricó los mejores perfumes como nunca se habían realizado. Su trabajo iba a alegrar a muchas personas como lo había hecho con Jesús. Éste desde el Portal le recompensará con la felicidad que produce el trabajo terminado con la perfección que el cariño puesto en él proporciona.



Leticia Aiguabella Isla

No comments: