Saturday, December 22, 2007

Estos economistas nos van a dar la nota, por Gunther Zeballos.

Ghunter Antonio Zeballos. Blog político. 22.12.2007.Estos economistas nos van a dar la nota, por Gunther Zeballos.



Gunther Zeballos

Para el Foro Aragón Liberal

A veces pienso que es como si la gente creyera que los economistas estan todos confabulados para frustrar sus propios deseos, cuando en realidad es precisamente al contrario y lo que quieren es mejorar la situación de todos...


Estos economistas nos van a dar la nota




Muchos ciudadanos, unos quizás por desconocimiento, otros por cuestiones ideológicas, tienen una opinión algo distorsionada de los economistas. Detengámonos a pensar cuáles pueden ser las causas: ¿Será que a los economistas les resulta difícil trasmitir lo que piensan?, ¿será que el discurso de un economista no coincide con nuestro puro egoismo por querer satisfacer nuestras propias necesidades?, ¿será que resulta difícil concebir que no es posible organizar la sociedad al margen del propio mercado? Sea lo que sea, parece como si los economistas estuvieran condenados a ser vistos con recelo, y más aún cuando estos de alguna manera tienen que tomar decisiones de carácter económico, que no siempre pueden ser del agrado de los ciudadanos.

A veces pienso que es como si la gente creyera que los economistas estan todos confabulados para frustrar sus propios deseos, cuando en realidad es precisamente al contrario y lo que quieren es mejorar la situación de todos: de los trabajadores, de los empresarios, y de los ciudadanos en general. Entonces, ¿por qué los economistas tienen que recordarnos a menudo nuestras restricciones económicas?, ¿por qué siempre tienen que buscar el máximo beneficio y el mínimo coste?, ¿por qué no piensan más en resolvernos nuestras necesidades de hoy y menos las de mañana? Es muy cierto que los economistas, o mejor dicho los buenos economistas, no siempre pueden anunciar lo que el público quiere oir, y casi nunca lo que dicen es "lo políticamente correcto". Esta forma de actuar y pensar propia de los economistas quizás les haya llevado a ser unos de los profesionales a quienes menos queremos oir, quizás porque no se les llega a entender sus propios fundamentos, o quizás porque ni entre ellos son capaces de ponenerse de acuerdo.

Uno de los ideales básicos del economista es sin duda "la libertad de elección", un principio económico al que casi ningún economista renunciaría, pues gracias a este es posible emplear correctamente todos los recursos económicos en su máxima eficiencia. Esta es la primera lección que un economista suele aprender, y que le convierte básicamente en un liberal de pura cepa desde el momento en que asume como suya dicha máxima, que es el punto de partida que explica cómo es posible mejorar el bienestar de todos, muy al contrario de lo que piensan algunos pocas personas que no son partidarios de la economía de mercado.



No comments: