Wednesday, December 12, 2007

LA GRAN MENTIRA NACIONALISTA

LA GRAN MENTIRA NACIONALISTA

 

por Javier García.


La Fundación BBVA –entidad de prestigio por sus rigurosos informes- ha publicado un estudio sobre las llamadas balanzas fiscales de las comunidades españolas (los saldos de las comunidades con el Estado). El BBVA, una entidad financiera privada e independiente, desmonta de manera fulminante la teoría del agravio fiscal que sufre la región catalana respecto del resto de España, y de paso deja en evidencia a los nacionalistas periféricos en general por sus agravios infundados.


Mediante este informe la legitimidad de las furibundas reivindicaciones nacionalistas quedan claramente en entredicho. El Gobierno lo sabe, y por ello, a pesar de que han colaborado más de 50 funcionarios públicos de distintos ministerios del Estado en dicho estudio, pretende ocultar su propia balanza fiscal para no desmentir a la Generalidad de Cataluña y desmarcarse cínicamente de él, argumentando que las balanzas fiscales no es el método más adecuado para comparar y analizar la relación financiera entre el Estado y las comunidades. Así, el gobierno del PSOE, para evitar incomodidades con el gobierno catalán, ha optado para sus propios cálculos por dos metodologías, que dan como resultado un déficit fiscal más elevado para Cataluña, que son el método de carga-beneficio (que procede de la combinación de carga fiscal que recibe un territorio y del beneficio que de ello obtiene) y el denominado de 'flujos monetarios', es decir, el dinero que entra y sale de un territorio. Incluso ya en el colmo de la desesperación Fernando Moraleda, secretario de Estado de Comunicación, ha llegado a decir que 'las balanzas fiscales no miden la solidaridad'. Ver para creer. El estudio del Gobierno de Z se ocultará interesadamente al menos hasta las 'elecciones generales' de marzo de 2008, por que son un escándalo nacional.

 


 

Si uno observa con detenimiento los datos del estudio del banco con sede en Bilbao, se puede dar cuenta de que las comunidades más 'insolidarias' con el conjunto de la nación y que salen más claramente beneficiadas son Navarra y Vascongadas, por su sistema específico de financiación por concierto económico. Son dos regiones receptoras netas, con una balanza fiscal positiva en el periodo 1991-2005, que ocupan las segunda y la tercera posición en el ranking de los territorios españoles con más nivel de renta. En cuanto a Cataluña, los datos del estudio son demoledores: cada madrileño aporta 3.247 € a la caja común de España, muy superior a los 1.489 € de cada catalán; es decir, que los madrileños aportan un 120% más que un ciudadano catalán, pese a que los primeros son sólo un 10% más ricos.


La Comunidad de Madrid es la región española con mayor déficit fiscal en España, la que más aporta y la que menos recibe en esta relación fiscal con el Estado, y Madrid, como región 'locomotora' económica de España, está orgullosa de ello, pero este territorio recibe incluso menos de lo que legítimamente y en justicia debería recibir, y de ahí las quejas de su Presidenta, Esperanza Aguirre, insultada y despreciada por airear esta verdad incontestable. El esfuerzo solidario de Madrid es muy superior al de cualquier comunidad y esta evidencia es lo que realmente molesta y enfurece a los nacionalistas, porque deja al descubierto la Gran Mentira, que no es otra que cuanto más autonomía política y cuantas más competencias en manos de la comunidades autónomas, más prosperidad. Estas afirmaciones son falsas, y la región madrileña lo desmiente. Madrid, por su buena gestión, por su Buen Gobierno, ha conseguido ponerse a la cabeza de las regiones españolas en lo que a renta per capita se refiere, y ser una de las regiones europeas más prósperas y pujantes sin necesidad de ser la región con más competencias. Madrid, como reza su lema institucional, es 'la suma de todos', la multiplicación de los esfuerzos comunes de todos los ciudadanos que viven y trabajan en Madrid, dirigidos con éxito por los gobiernos liberales del Partido Popular. Esto no siempre ha sido así, en contra de lo que afirmó Rafael Simancas en las pasadas elecciones autonómicas. En 1975, según un estudio del Gobierno, las provincias más ricas eran las provincias vascas.

 

 


 

Se avecina una guerra de balanzas fiscales, pues ERC, el PNV, y suponemos que CiU, realizarán tarde o temprano sus propios informes convenientemente cocinados y manipulados, pues según los criterios nacionalistas, pagan los territorios y no los ciudadanos.



No comments: