Sunday, November 9, 2008

La productividad del quebrantahuesos crece en Aragón esta temporada con el nacimiento de 28 pollos volados

En el año 2007 fueron 22 y en 2006 fueron 13, lo que confirma la tendencia ascendente de los últimos años

El exhaustivo seguimiento de la especie permite comprobar la eficacia de las medidas de conservación para la recuperación de esta especie amenazada


En la temporada 2007/2008 se ha apreciado una mejora considerable en los parámetros reproductores de la población de quebrantahuesos en Aragón con respecto a la campaña anterior, con un total de 28 pollos volados frente a los 22 de 2007 o los 13 de 2006.



Entre las acciones que el Departamento de Medio Ambiente desarrolla en ejecución del Plan de Recuperación del Quebrantahuesos en Aragón, el seguimiento de los parámetros reproductores de la población es una de las actuaciones principales, y, probablemente, una de las que más tiempo de dedicación anual requiere, tanto por parte de los Técnicos y Agentes de Protección de la Naturaleza (APN) del Gobierno de Aragón, como por los Técnicos de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ).



La cronología de la reproducción del quebrantahuesos comienza con la construcción del nido por parte de los adultos reproductores a finales de otoño, y acaba cuando vuelan los pollos a finales de julio. Durante estos 7-8 meses el seguimiento de los acontecimientos en los territorios de nidificación es constante: inicio del celo, puesta, incubación, eclosión del huevo, abandono de la puesta (en caso de que se produzca), desarrollo del pollo, ejercicios de vuelo y abandono del nido. Este calendario obliga a dedicar muchas horas y esfuerzo al seguimiento de la reproducción y de cualquier acontecimiento que pueda afectar a su desarrollo.



La constancia en este esfuerzo a lo largo de los años permite disponer en la actualidad de información acumulada desde mediados de los años 80, lo que facilita no solo el análisis de la evolución de la población, sino también aproximarse a la evaluación de la reacción de la especie a las acciones de conservación que se han puesto en marcha durante estos años.



Datos positivos



La productividad, medida como la tasa entre el número de pollos que han volado en relación al número de unidades reproductoras controladas, se ha situado en 0,49, es decir, prácticamente el 50% de las unidades reproductoras controladas ha sacado adelante a su pollo. Este dato es uno de los mejores de los últimos años, aunque no llega a alcanzar a los 0,51 pollos/UR que se estimaron como productividad de la especie entre 1994 y 2001.



Otros parámetros, como el éxito reproductor (número de pollos volados en relación al número de parejas que inician la puesta; 0,62), el porcentaje de parejas que sacan pollos en relación al número de parejas que inician la puesta (62,22%), o el porcentaje de unidades reproductoras con puesta respecto al total de unidades controladas (78,95%), permiten calificar esta como una buena campaña para la especie, mejorando considerablemente los datos de años anteriores en los que la productividad aparecía como un parámetro estable o en ligero descenso (desde 0,48 en 2001 hasta 0,39 en 2007, pasando por mínimos de 0,32 en 2003 o 0,23 en 2006)



En un análisis por zonas geográficas, los territorios reproductores ubicados en las cuencas de los ríos Cinca y Ésera (comarcas de Sobrarbe y Ribagorza) aparecen como los más exitosos en la reproducción de la especie durante este año, siendo además los que ha aportado mayor número de pollos volados (18 de los 28 volados para el conjunto de la población aragonesa). Los territorios ubicados en el Prepirineo y en las cuencas de los ríos Aragón y Gállego y en el Prepirineo, han mostrado por el contrario un peor comportamiento.

No comments: