Monday, February 9, 2009

El tercer Plan Renove de Electrodomésticos se agota tras sustituir más de 18.500 aparatos

 

La iniciativa, impulsada por el IDAE y Gobierno de Aragón y desarrollada por las Cámaras de Comercio y asociaciones comerciales, ha durado mes y medio 
 
Cambiar un aparato poco eficiente por otro de la clase energética A o superior puede suponer un ahorro de hasta 600 euros en la factura eléctrica 
 

Zaragoza (9/2/2009). El tercer Plan Renove de Electrodomésticos de Aragón se ha agotado en poco más de mes y medio. La iniciativa, financiada por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE) y el Gobierno de Aragón y desarrollada por el Consejo Aragonés de Cámaras de Comercio e Industria, la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (ANGED), la Confederación de Empresarios de Comercio de Aragón (CEMCA) y la Asociación de Supermercados de Aragón (ASUPAR), ha permitido sustituir más de 18.500 electrodomésticos de baja eficiencia energética. Un total de 287 establecimientos han participado en esta iniciativa.  

      El plan, que se inició el 15 de diciembre de 2008, ha incentivado a los consumidores a sustituir sus electrodomésticos menos eficientes por otros de clase energética A o superior (A+ y A++) mediante ayudas directas.  La cuantía de las subvenciones que se descontaba a los compradores variaba desde los 50 euros por reemplazar una encimera de gas a los 125 euros por cambiar un frigorífico o frigorífico-congelador. Las subvenciones no podía superar el 25% del coste del electrodoméstico y cada consumidor solo podía presentar una solicitud por tipo de electrodoméstico como máximo a las ayudas del plan. La tercera edición del Plan Renove ha contado con un presupuesto de 1.770.693 euros, casi el doble que la anterior campaña. 

Más de 40.000 sustituciones

Desde que el Plan Renove se puso en marcha en 2006, ya son más de 40.000 los electrodomésticos sustituidos por otros más respetuosos con el medio ambiente. Entre los aparatos reemplazados en esta tercera edición del Plan Renove de electrodomésticos se encuentran frigoríficos, frigoríficos-congeladores, congeladores, lavadoras, lavavajillas y, como novedades de este año, hornos y encimeras de inducción y gas.  

      Para garantizar un proceso integral de respeto al medio ambiente, los aparatos sustituidos se entregan a gestores de residuos medioambientales autorizados para su correcto desmontaje y reciclaje. 

Ahorro de hasta 600 euros

Los electrodomésticos están clasificados por una letra en función de su eficiencia energética. La "G" se asigna a los menos eficientes y la escala va subiendo alfabéticamente hasta llegar a la "A" o superior ("A+", "A++"), los que menos consumo requieren. En total, siete niveles de etiquetado.  

      A lo largo de su vida útil, un electrodoméstico de clase A puede llegar a suponer un ahorro de 600 euros en el consumo eléctrico frente a otro de la clase G. Para un mismo nivel de prestaciones, hay aparatos que consumen hasta un 60% más de energía que otros. 

      La etiqueta energética nació para informar a los consumidores. Se exige el etiquetado en frigoríficos, congeladores, lavadoras, secadoras, lavavajillas y lámparas de uso doméstico (bombillas, fluorescentes y bombillas de bajo consumo). Todos los establecimientos que venden estos electrodomésticos están obligados a mostrar la etiqueta de cada aparato. 

No comments: