Friday, January 22, 2010

El Departamento de Ciencia, Tecnología y Universidad y 'la Caixa' desarrollan el primer mapa de radioactividad ambiental de Aragón

22.1.2010.

 


En Aragón Liberal

La consejera de Ciencia, Tecnología y Universidad, Pilar Ventura, acompañada del director general de Investigación, Innovación y Desarrollo, José Luis Serrano, el responsable de relaciones institucionales de "la Caixa" en Aragón, Navarra y La Rioja, Ricardo Alfós, y el investigador responsable del Grupo de Excelencia 'Física nuclear y astropartículas', José Ángel Villar, han presentado el primer estudio sobre los niveles de radioactividad ambiental en Aragón.

Como novedad, esta iniciativa incorpora la colaboración de profesores y alumnos de Centros Educativos Aragoneses para que se involucren tanto en la toma de muestras como en la interpretación de los resultados.


El objetivo último del estudio es establecer las bases de un sistema de monitorización y medida de la radiactividad ambiental en Aragón que, una vez implantado, garantice que las concentraciones de radionúclidos no constituyen en ningún momento riesgo para el medio ambiente o la salud de los aragoneses. Las mediciones se iniciaron el pasado mes de noviembre y se prolongarán hasta septiembre de 2010. A partir de este momento, se irán obteniendo resultados parciales correspondientes a periodos de medida de en torno a un mes.
 
En Aragón existen en la actualidad  muchos estudios y medidas de parámetros medioambientales, pero no se dispone de medidas ni controles sistemáticos de la radiactividad ambiental.

Con el objetivo de solventar esta carencia, el Departamento de Ciencia, Tecnología y Universidad y la Obra Social "la Caixa" han acordado dentro de su convenio de colaboración para la investigación y la conservación de los espacios naturales aragoneses, la creación de un pionero mapa de radioactividad ambiental en la Comunidad Autónoma. La entidad financiera destina a esta iniciativa un total de 80.000 euros.

De esta manera, el proyecto establecerá las bases de lo que a largo plazo sería el sistema de monitorización y medida de la radiactividad ambiental en la Comunidad Autónoma de Aragón, con información relevante sobre los niveles de radiactividad en la atmósfera, medios terrestre y acuático, y con el objetivo de asegurar que no constituye en ningún momento un riesgo para el medio ambiente o la salud de los aragoneses.

Para ello, un equipo multidisciplinar de 10 investigadores, en su mayor parte miembros de dos grupos de investigación reconocidos por el Gobierno de Aragón y la Universidad de Zaragoza - el Grupo de Investigación en Física Nuclear y Astropartículas y el Grupo de Investigación en Optimización y Simulación - , serán los encargados de dirigir el estudio. Además y como novedad en un estudio científico, participarán en la elaboración del mapa y los índices de radioactividad ambiental profesores y alumnos de los Centros Educativos Aragoneses.

"El conocimiento del medio ambiente se recoge en los programas de nuestro sistema educativo. Sin embargo, aunque somos conscientes de la importancia de preservar el medio ambiente para contribuir al desarrollo sostenible de nuestro entorno, la radiactividad es poco conocida para la mayoría de los ciudadanos", indica José Ángel Villar, investigador responsable del estudio.

La radioactividad natural es un fenómeno inherente al medio ambiente. Sin embargo, a ésta se debe añadir la inducida por la actividad humana, que incluye la producción y posible difusión al medio ambiente de determinados radioisótopos artificiales y su incorporación a los naturales, elevando de esta manera las concentraciones de éstos últimos.

Más detalles de la investigación

El conocimiento detallado de la radiactividad ambiental es complejo y requiere multitud de medidas y determinaciones. No obstante, existen parámetros generales que pueden conformar una información global y cuyos valores indican la necesidad o no de posteriores investigaciones.

En una primera etapa, se creará una red básica con un número limitado de puntos de medida, distribuidos por la geografía de Aragón, en los que se tomarán muestras de aire y suelo. El muestreo se realizará de manera sistemática y periódica. Los resultados obtenidos se introducirán en una base de datos, de tal manera que esta información pueda utilizarse para estudios posteriores que permitan conocer las concentraciones de radionúclidos, estudiar tendencias temporales o espaciales, detectar variaciones anormales sobre los niveles de fondo, entre otras posibilidades de investigación.

Los Centros Educativos Aragoneses escogidos, en particular de los profesores y alumnos de Física y Química de Educación Secundaria, para la primera fase estarán situados en las distintas áreas geográficas y provinciales de Aragón. Se les entregará tres protocolos de actuación: uno para los detectores de termoluminiscencia, otro para la toma de muestras de suelo y un tercero para los equipos de filtros para aire y cartuchos de carbón activo. Esta información se enviará o al laboratorio de la Universidad de Zaragoza para su medida y evaluación. Por otro lado, para complementar su participación del alumnado, recibirán la visita de los investigadores, además de charlas divulgativas

En una segunda fase, y una vez analizados los resultados obtenidos en este proyecto, la red se irá completando con más puntos de medida y con la realización de análisis más complejos en aquellos lugares que por sus características específicas precisaran de un estudio más detallado.

El análisis de los datos y su interpretación constituye el paso final del proceso y será llevado a cabo por el equipo multidisciplinar de investigación. "Creemos que este proyecto viene a llenar, de forma original e innovadora, un importante vacío en el conocimiento de uno de los aspectos del medio ambiente de Aragón y pretendemos que este conocimiento sea útil para el avance en el conocimiento científico, además de compartirlo con la Sociedad Aragonesa", concluye el investigador Villar.

La radioactividad ambiental en Aragón

En Aragón se encuentran medio centenar de instalaciones radiactivas, de las que el 70% están clasificadas como de segunda categoría y el resto de tercera. Así, existen muchas industrias que en su quehacer cotidiano procesan o utilizan sustancias naturales en cuya composición aparecen isótopos radiactivos. Estos materiales reciben el nombre de materiales NORM -Naturally Occurring Radioactive Materials-, nombre que se extiende a las industrias que los utilizan. La concentración habitual de estos isótopos suele ser muy baja y su actividad muy pequeña, pero en los procesos de fabricación pueden aparecer en ocasiones concentraciones no despreciables de estos radioisótopos.

Por otro lado y a pesar de que no existen centrales nucleares ni actividades relacionadas directamente con el ciclo nuclear en la Comunidad Autónoma, el territorio aragonés tiene relativamente próximas este tipo de instalaciones y por su geografía transitan transportes con material radiactivo que podrían influir eventualmente en los niveles de radiación ambiental. Otras comunidades autónomas, como el País Vasco, Cataluña y Extremadura,  han desarrollado ya redes permanentes de detección automática de la radiactividad ambiental que complementan con la toma de muestras en distintos puntos de interés.

Convenio de la Obra Social "la Caixa"

El convenio de colaboración entre "la Caixa" y el Departamento de Ciencia, Tecnología y Universidad del Gobierno de Aragón supone una inversión anual por parte de la entidad financiera de un total 750.000 euros para la elaboración de estudios de investigación que contribuyan a la gestión sostenible y el óptimo mantenimiento de los espacios y valores naturales de Aragón. Las 16 últimas investigaciones aprobadas dentro del convenio se dividen en cuatro grandes líneas: sensores para biodetección, restauración y conservación de la biodiversidad, estudio sobre clima, y lucha contra la contaminación.

No comments: