Monday, August 2, 2010

El río de la Vida

Como un río humano buscando la meta del mar de la Vida se puede catalogar lo que es el Camino de Santiago en este Año Santo. Porque parece la GranVía de Madrid por la concurrencia.

He realizado ese itinerario, en sus etapas finales de Galicia (Sarria, Portomarín, Palas de Rei, Arzúa, Pedrouzao, Santiago), con un grupo de padres y amigos, acompañando a niños que forman parte de la orquesta Arcos de Teruel. Y así, cargados con sus instrumentos han tocado y alegrado los caminos con sus canciones.

Nos hemos encontrado con miles y miles de peregrinos; impresionaba ver que muchos iban cargados de muchos kilómetros, cojeando, llagados, doloridos, pero que ahí seguían, queriendo llegar  a la meta, para dar el abrazo al Apóstol, y sabiendo que la meta es Cristo. Parecía un cuadro sacado del Evangelio, cuando Jesús hace ver a los discípulos de Juan el Bautista que  los cojos andan, los ciegos ven...

Todo ese esfuerzo para preparar la llegada a la Catedral y recibir el Sacramento de la Confesión, comulgar, y pedir por el Santo Padre y poder ganar la indulgencia concedida por la Iglesia, cumpliendo con la potestad dada por Cristo de atar y desatar,  en este Año especial.

Alemanes, italianos, franceses, hispanoamericanos, portugueses, indios, españoles de todas las Españas...

Pienso que cualquier cristiano que pueda debe vivirlo.

No comments: