Sunday, October 10, 2010

La paralización de las obras del Gobierno en Aragón

 
 
 
Por: Antonio Torres Millera
 
El Gobierno rescinde los contratos de tres tramos de la autovía a Pamplona y otro en Teruel de la N-232". "En septiembre se conocerán los retrasos que sufran otros tramos en construcción". "Las autovías en proyecto, a la espera durante años". "Fomento vuelve a castigar a Aragón e Iglesias evita censurar el recorte". "Es la Comunidad con más parón". "El Gobierno aplaza o suspende 231 contratos de obra por 9.626 millones". Estos y otros titulares parecidos nos dieron el 23 de julio pasado la pésima noticia del tijeretazo de Fomento a la obra pública.
 
 
Inicialmente 27 tramos afectados por anulación de contratos (4), paralización (17) o reprogramaciones  –término acuñado por el Ministerio- (6). Tramos de las autovías A-21 (Jaca-Pamplona), A-22 (Huesca-Lérida), A-23 (Sagunto-Somport), A-2 (Ronda Norte), N-232 (Ráfales-LP Castellón) o la N-260 (Eje Subpirenáico). Se produjo una paralización total de la obra pública en Aragón, y sobre todo, una indefinición absoluta, como nunca se había conocido. Catorce días después, el Secretario de Estado de Infraestructuras –aragonés, por cierto- prometía la recuperación de una gran parte del desastre, Blanco compareció en Congreso y Senado remitiéndose a los PGE para 2011. Los criterios expuestos para la toma de decisiones sobre las obras agraciadas por la programación, la reprogramación de julio y la contraprogramación de septiembre son contradictorios entre sí y no dan respuesta a las decisiones adoptadas por el Ministerio.
 
 
Los PGE para 2011 nos dicen que Fomento –con retrasos superiores a dos años en el mejor de los casos- retoma la Ronda Norte, la A-22 entre Siétamo y Lérida y dos de los seis tramos pendientes de la N-260. La A-23 y la electrificación del ffcc entre Zaragoza y Teruel se anuncia a través de la fórmula de CPP (colaboración público-privada), ¿cuestión de fe? La A-22 se manda más allá del 2015. La N-232 ó A-68, la N-II entre Alfajarín y Fraga, el Canfranc o la TCP sin presupuesto. De la A-40, la A-24, la N-122, la N-211, la N-420, el Eje Cantábrico-Mediterráneo, el AVE por Teruel o el ffcc Caminreal-Calatayud, entre otras, no se sabe…
 
 
Añadamos a lo anterior la intervención de José Blanco en el Senado, el pasado 14 de septiembre, en la que habló refiriéndose a Aragón lo siguiente: "discurso victimista", "los aragoneses son unos privilegiados", "no son necesarias todas las infraestructuras que se plantean",  y lo que es peor: "Todas las CCAA han participado de la información del Ministerio en todas sus reuniones bilaterales celebradas en el mes de julio, y con todas hemos establecido prioridades antes de mi comparecencia en el Congreso".
 
 
Los aragoneses merecemos respuesta a varias preguntas. A saber, ¿Son o no necesarias las obras antes citadas? ¿Son o no prioritarias? ¿Somos o no victimistas? ¿Somos o no unos privilegiados? ¿Quién ha priorizado las inversiones y las paralizaciones, el Ministerio o el Gobierno de Aragón? A la vista de las declaraciones de representantes de los dos gobiernos sobre esas bilaterales, ¿Cuál de los dos gobiernos miente?
 
 
Lo único cierto es que el Ministerio de Fomento confía más en el PP que en ellos mismos, ¿Por qué? Porque todas y cada una de las obras –incluso las salvadas- se comprometen para el año 2012 y siguientes.
 

No comments: